Sembrando el futuro

La declaración de Abya Yala Soberana se posiciona en lo siguiente:

  1. La unidad y articulación plurinacional entre pueblos y nacionalidades es un imperativo ético y político, urgente para hacer frente al sistema capitalista que invade y saquea nuestros territorios, y que nos obliga a mantenernos en procesos de resistencias anticapitalistas, anti neoliberal, anti patriarcal, decolonial y anti racista de formas creativas y transformadoras.
  2. Es urgente que, a nivel continental, desde los pueblos, los movimientos sociales y populares, transitemos de las luchas y resistencias socioculturales y reivindicativas hacia luchas sociopolíticas de construcción de poder popular en el camino por la liberación y emancipación popular.
  3. Es necesario avanzar hacia la construcción de los estados plurinacionales, con autonomías territoriales para los pueblos, superando las estructuras y fronteras de los Estados naciones, con la finalidad de restaurar y reconstruir, desde la cotidianidad, el utz´kaslemal, el sumaj kausay, el sumaqamaña, el nandereko, el buen vivir y otras formas de construcción de la vida comunitaria.
  1. El desarrollo desde la modernidad capitalista, ya no es un horizonte de bienestar sostenible para nuestros pueblos, para la humanidad, ni para la Madre Tierra. Nuestro horizonte debiera ser el Buen Vivir, y hacia allí transitar, promoviendo la defensa de los derechos humanos, la defensa de la dignidad y derechos de la Madre Tierra.
  1. El racismo es un mal constitutivo de los Estados naciones bicentenarios. Por ello, asumimos la lucha decolonial y anti racial como pilares fundamentales de los procesos de cambios estructurales.
  1. El sistema neoliberal patriarcal coloniza y despoja nuestros territorios y cuerpos como mujeres. Frente a ello, asumimos el reto de afianzarnos como sujetas plurinacionales colectivas de derechos para nuestra emancipación.
  1. Asumimos la comunicación plurinacional como una de nuestras principales herramientas de lucha emancipatoria de nuestros pueblos y nacionalidades, constituyéndonos en comunicadores/as de las luchas de pueblos y de los derechos de nuestra Madre Tierra para nuestra liberación continental.
  1. Asumimos el compromiso de articular nuestras luchas, sueños y esperanzas para responder de manera colectiva ante la amenaza del capitalismo racista, patriarcal, colonial y destructor de la Madre Tierra.

Saludamos y abrazamos las luchas de los pueblos que resisten la intervención y bloqueo del imperialismo norteamericano, las luchas emancipatorias de las mujeres, las luchas de los pueblos que defienden su territorio contra el modelo extractivo capitalista, las luchas de los pueblos por cambios estructurales, y la lucha de los pueblos contra la discriminación y racismo en cualquiera de sus formas.

%d